Categories
Cuidado Personal

Uno de mis aceites corporales favoritos es sin duda el Aceite Corporal de Árnica, (Acáhutal, acahual), y su agradable color amarillo anaranjado. Produce un efecto sedante y relajante, aportando una sensación analgésica.

Es ideal para disminuir la inflamación y las molestias en golpes, torceduras, contracturas musculares, chichones (artritis, torceduras, reumatismo), especialmente a nivel circulatorio, disminuye la formación de hematomas facilitando su reabsorción. Circunstancia por la que ha sido usada durante siglos en Europa y Asia.

Se trata de una solución natural ideal para prevenir las agujetas y preparar nuestros músculos antes y después del entrenamiento, pues debido a su efecto sobre la circulación, favorece el calentamiento muscular permitiendo que estemos más preparados para la actividad física que deseemos llevar a cabo.

Una vez terminada la actividad física, tras una ducha refrescante, lo utilizaremos con un masaje suave ascendente para la relajación muscular, gracias a sus componentes como el aceite de oliva virgen extra, aceite de zanahoria, aceite de árnica y aceite esencial de mandarinas dulces, ylang ylang y menta, hacen de este aceite corporal un gran aliado corporal.

 

Podemos hacer hincapié en dos aceites esenciales uno de ellos el Aceite esencial de Menta, nos ayuda a descongestionar las vías respiratorias y expectorar las flemas. Es un afrodisíaco natural. Tiene un efecto analgésico y antiinflamatorio. Es un poderoso antiséptico natural.

El aceite esencial de menta es refrescante y relajante, ayuda a aliviar dolores musculares, como las contracturas, también sirve para calmar los nervios y la ansiedad, así como para facilitar el sueño.

Sus principales componentes son el mentol, la mentona, el mentofurano, el cineol, el isomenthone, el neomentol y el pulegone.

menta
mandarina

El otro Aceite Esencial, de Mandarina, también conocido como  “Citrus Reticulata”, originario del Sudeste Asiático (China y Vietnam) llegó a Europa en torno al S XIX.

La mandarina es rica en antioxidantes y posee una alta cantidad de vitamina C, por lo que resulta muy beneficiosa para nuestra piel. Su principal beneficio es que favorece la síntesis de colágeno, mejorando la elasticidad y consiguiendo que nuestra piel tenga un aspecto mucho más saludable.

Ayuda a equilibrar estados de ánimo, alivia los estados nerviosos, calmando emociones, permitiendo alcanzar la armonía del tejido nervioso, favoreciendo la relajación y el sueño.

En Asia es un color simbólico importante del budismo y el hinduismo, en la filosofía de la antigua China, el naranja fue el color de la transformación. En China y la India, el color tomó su nombre no de la naranja, sino del azafrán, el tinte más fino y más caro de Asia.

Ubicado en el 2º Chakra, llamado chakra de la sexualidad, su nombre Svadhistana, relacionado con el elemento agua, tiene mucho que ver con la creatividad, el sentir y el desear.

Se encuentra ubicado en el ombligo, en los órganos sexuales, con las glándulas reproductivas, y con la vejiga y riñón.
La sensación que nos produce el riñón es de Frio, de humedad, si relacionamos el riñón con una estación del año, correspondería con el Invierno, esta estación nos invita al descanso para recoger nuestra energía, durante este periodo afloran lo síntomas relacionados con los problemas del sistema nervioso y el sistema musculo esquelético.

Su nota Musical RE, Color Naranja.

Cuando el segundo chakra está en desequilibrio tenemos emociones rígidas, frigidez, sentimientos de culpa, relaciones irresponsables, el mundo parece estar sin vida, hay poca pasión y no tienes opiniones sobre las cosas, tu cuerpo no encuentra motivación.

Está asociado con la fluidez, la adaptabilidad, la creatividad y la transmisión de nuestra energía hacia afuera, al mundo. Se dice que se encuentra en la pelvis, frente al sacro (el hueso triangular en la base de la columna vertebral, compuesto por cinco vértebras fusionadas).

Mayte Guijarro Bernabé (graduada en naturopatía)

Contraindicaciones del aceite corporal de Árnica:
No use aceite corporal de árnica si está embarazada o amamantando. No la use en heridas abiertas o en piel lastimada. Deje de usar el árnica si le sale un sarpullido en la piel.